Hotel Barcelona Catedral: terraza y piscina en el barrio gótico

Publicado por en la categoría Alojarse, Hoteles centro ciudad, Hoteles de lujo. Artículo actualizado el 10 mayo, 2017. 0 comentarios

Céntrico, gran terraza con sombra, piscina... El hotel Barcelona Catedral cuenta con todo lo necesario para que quedes sumamente satisfecho de tu estancia en Barcelona.

piscina Hotel Barcelona Catedral
¿Dónde?

Carrer dels Capellans 4
Gòtic
metro: Jaume I (L4)

¿Cuándo?

todos los días del año

¿Cuánto?

a partir de 100 euros

¿Por qué?

por la comodidad
por la ubicación ideal

Wifi:

gratis

El hotel Barcelona Catedral, de 4  estrellas,  tiene una ubicación ideal ya que está situado entre la Plaça Catalunya y la catedral de Barcelona en el centro de la ciudad.

Las habitaciones del Barcelona Catedral

Las habitaciones del Barcelona Catedral, de estilo sobrio pero confortables, nos reservan una sorpresa y es que son muy silenciosas teniendo en cuenta la ubicación del hotel.

Casi todas las habitaciones son “executive”. Hay unas cuantas que pertenecen a la categoría  “superior” y son más grandes que las “executive”. El hotel dispone también de una suite. Todas las habitaciones tienen bañera.

Si vienes en familia o en  grupo y no sois muchos, podréis pedir habitaciones comunicadas entre sí. No hay habitaciones triples pero pueden poner una cama sencilla adicional en cualquiera de las habitaciones.

barcelona catedral habitación

Las zonas comunes del Barcelona Catedral

El gran vestíbulo

En el gran vestíbulo del hotel hay varios sillones, así como dos cómodos sofás y aquí podrás hojear los periódicos en español que el hotel pone a disposición del público. No es que sea precisamente un lugar muy íntimo pero aun así resulta agradable.

Un poco más abajo de la recepción, en una pequeña zona aparte, se encuentra una pequeña sala con ordenadores, que los clientes pueden utilizar gratuitamente.

El restaurante

El restaurante del Barcelona Catedral sirve el desayuno entre las 7h30 y las 10h30. Si no está incluido en el precio de la estancia, el desayuno te costará un poco más de 18 euros.

De lunes a viernes también podrás almorzar en este restaurante. El hotel propone un menú que cuesta unos 20 euros aproximadamente y lleva incluido: entrante, plato, postre, agua y una copa de vino. Por la noche está cerrado.

La terraza y el bar

Terraza barcelona catedral

En el Barcelona Catedral también puedes desayunar o comer en la gran terraza que está junto al restaurante.

Es un lugar dedicado al descanso y la relajación, donde podrás disfrutar de las bebidas del bar hasta las 23h.

La piscina y el pequeño gimnasio

La piscina del hotel, situada en el último piso, está abierta de las 7h30 a las 21h. Es de tamaño mediano y a su alrededor han puesto varias  tumbonas. No hay bar pero aproximadamente cada hora sube un camarero para ver qué quieres tomar. Por razones de seguridad, las bebidas se sirven en vasos de plástico.

Un poco más abajo de la piscina, se encuentra un gimnasio muy pequeño provisto de pesas, de una bicicleta elíptica, una bicicleta eléctrica y una cinta de correr.

piscina barcelona catedral

Información práctica

  • Algunas habitaciones están especialmente adaptadas para las personas con problemas de movilidad.
  • Las habitaciones están disponibles a partir de las 14h y deben desalojarse antes del mediodía.
  • Hay servicio gratuito de consigna de equipaje.
  • Se admiten los animales de compañía que pesen como máximo 5 kilos.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

5,00/5 - 1 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!