La Rosa del Raval: cocina mexicana a precios asequibles

Publicado por en la categoría Barato, Comer y beber, Restaurantes. Artículo actualizado el 30 mayo, 2017. 0 comentarios

¿Te apetece probar platos de cocina mexicana en un ambiente agradable y original sin arruinarte? ¡La Rosa del Raval es lo que andas buscando!

Fajitas Rosa del Raval
¿Dónde?

carrer dels Angels 6
metro: Liceu (L3)
Raval

¿Cuándo?

de domingo a jueves: 13h-00:30h
domingo: brunch de 10h a 15h
viernes y sábado: 13h-1:30h

¿Cuánto?

desde 5 euros

¿Por qué?

por sus especialidades sudamericanas

La Rosa del Raval es un restaurante mexicano con una decoración sorprendente y platos asequibles, sencillos y sabrosos.

La decoración de la Rosa del Raval

La Rosa del Raval es una especie de templo del kitsch latino. Si bien el origen mexicano del restaurante se palpa por todas partes, este lugar ha adoptado, por entero,  las señas de identidad barcelonesas. El resultado es coherente, moderno y agradable.

Con esta mezcla tan lograda, la Rosa del Raval se ha convertido en un lugar único y divertido, a medio camino entre Cancún y Barcelona.  No está mal la combinación ¿no?

El ambiente de la Rosa del Raval

En todas las mesas se oyen conversaciones animadas salpicadas de risas y el ambiente es informal y distendido.

Rosa del Raval sala

Dado que el restaurante cuenta con gran éxito de público, te aconsejamos que vayas a cenar pronto, así no tendrás que esperar a que dejen libre alguna mesa; pero si no hay sitio, tampoco es una mala idea tomar una copa en el bar mientras esperas.

La carta de la Rosa del Raval

Buena noticia para los que tengan presupuesto limitado: el precio de los entrantes y platos oscila entre 5 y 10 euros.

Entrantes

La decoración del restaurante es una mezcla de México y Barcelona pero la comida es mexicana al cien por cien.

Así que para empezar, puedes probar unos nachos con guacamole, pimientos rellenos de queso fundido o incluso un cebiche (pescado macerado con zumo de limón) con mango, jenjibre y aguacate.

Y si en cuestión de cocina, no eres muy aventurero, puedes pedir ensalada de pollo o de gambas; además, no escatiman las raciones.

Platos

Después, podrás elegir entre una variedad de platos elaborados principalmente a base de tortas de maíz.

Quesadillas Rosa del Raval

Los que son de buen comer se van a chupar los dedos con las enchiladas, que están mejor que los burritos, ya que te sirven buenas raciones pero pueden resultar un poco secos.

Aconsejamos las quesadillas a los que no vengan con mucho apetito, son pequeñas tortas de maíz rellenas de carne y queso fundido. Recomendamos las que llevan pollo adobado y piña (las quesadillas gringas) ¡Están buenísimas!

Y si eres de los que valoran los platos sabrosos con aroma, pide fajitas de buey, de pollo o de gambas. Te las sirven en una plancha caliente, y sólo con el olor, se te hará la boca agua.

Postres

De postre, la Rosa del Raval propone un pastel de chocolate semilíquido por dentro, crêpes de confitura de leche y mousse de chocolate blanco con pistachos.

Terminar la comida con algo dulce, te costará entre 5 y 6 euros.

Rosa del Raval postre

Mojitos y margaritas

La Rosa del Raval atrae también por su carta de mojitos y margaritas a 3,50 euros.

Aunque no utilicen productos exclusivamente frescos para prepararlos, a mí me encanta saborearlos. ¡Uno de los que más me gusta es el mojito de frutos rojos, que va de maravilla con las quesadillas  gringas!

Los que quieran probar mojitos de campeonato, que se pasen por el  bar Rabipelao.

Por los demás, la Rosa del Raval goza de una gran popularidad.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

5,00/5 - 2 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!