Peggy Sue: decoración original y meriendas deliciosas para todas las edades

Publicado por en la categoría Cafeterías, salones de té, Comer y beber, Con niños. Artículo actualizado el 13 septiembre, 2017. 0 comentarios

¿Vienes con niños? ¿Eres fan de los años 50? Súbete a la máquina del tiempo del Peggy Sue's y disfruta del encanto "vintage" de esa época.

Peggy Sue muro rosa y taburetes
¿Dónde?

Balmes 24
Eixample
metro: Universitat (L1 L2)

¿Cuándo?

de domingo a jueves: 13h30-23h30
viernes y sábados: 13h30-00h30

¿Cuánto?

a partir de 4 euros

¿Por qué?

por su decoración original
pour sa déco originale

Los aficionados a los ambientes sorprendentes no saldrán decepcionados del Peggy Sue’s, una cafetería con una decoración original. ¡No me extrañaría que un día nos cruzáramos con una pin-up bailando rock’n roll junto a un guaperas con el pelo engominado!

El ambiente del Peggy Sue’s

La decoración

El principal atractivo del Peggy Sue’s es ese ambiente tan especial que reina aquí; por eso, sigue nuestro consejo y no llames para que te lleven la comida a casa, ni te pases por allí sólo para comprar algo y comértelo fuera. Aquí, lo que vale la pena, sobre todo, es el ambiente.

La decoración está muy lograda, por todas partes hay detalles especiales: cómodos sofás azul turquesa o mesas de formica; no falta ninguno de los elementos típicos de las cafeterías americanas.

Varios carteles retro revisten las paredes de color rosa fuerte y verde menta. A cierta altura se ve un televisor apagado, expuesto como si de un trofeo se tratara. Encima del mostrador, unos pequeños frascos transparentes llenos de bolas de chicle de colores atraen las miradas y nos recuerdan nuestra infancia.

peggy sue sala

La música

Y siguiendo con lo lúdico, no tardamos en darnos cuenta de que en cada mesa hay una juke-box. Aunque sólo sea un simple objeto decorativo, se puede tocar y trastear, lo cual será del agrado de los niños.

Aunque no funcione, la juke-box forma parte integrante del ambiente ya que en Peggy Sue’s sólo ponen como música de fondo los éxitos americanos de los años 1950 y 1960.

peggy sue juke box detalle

La carta del Peggy Sue’s

No nos vayamos por las ramas: la carta de platos salados no es nada del otro mundo, en cambio, la de dulces vale la pena.

A los niños les encantará esta cafetería

Te aconsejamos que vengas a Peggy Sue’s para merendar, sobre todo, si tienes niños. Seguro que les gustará mucho la decoración poco habitual y de colores llamativos y se chuparán los dedos con las bebidas divertidas y esos pasteles tan buenos.

Por cierto, Peggy Sue’s ha pensado en los niños a la hora de elaborar la carta ya que proponen raciones más pequeñas y más baratas para los peques.

peggy sue pastel de chocolate

La carta de calidad

Deja que los niños se lo pasen bien sin tener que estar pendiente de si algo no les sienta bien: la cafetería se compromete a utilizar exclusivamente productos de calidad. Así, los ingrediente son frescos y los pasteles son del día y nunca se congelan.

Las bebidas y los pasteles

Por 2 euros podrás tomarte una limonada de color rosa que dejará a los niños con la boca abierta.

También podrás escoger alguno de los grandes batidos de leche (a partir de 4 euros) que ofrecen y algún pastel de la amplia selección de dulces típicos americanos que sugieren por 4 o 5 euros: brownie, pastel de queso al estilo más newyorkino, pastel de zanahoria, crumble… y la lista sigue. ¡Seguro que acabas bailando el twist!

Reserva mesa en El Tenedor

Hay varios restaurantes Peggy Sue’s en Barcelona, pero nosotros te recomendamos el de la calle Balmes.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

5,00/5 - 1 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!