Sixtytwo: un hotel intimista y de diseño en Passeig de Gràcia

Publicado por en la categoría Alojarse, Hoteles centro ciudad, Hoteles de diseño, Hoteles de lujo. Artículo actualizado el 10 mayo, 2017. 0 comentarios

¡Descubre el hotel Sixtytwo! Un hotel de diseño tremendamente acogedor.

Sixtytwo
¿Dónde?

Eixample
metro: Passeig de Gràcia (L1 L2 L3)
Passeig de Gràcia 62

¿Cuándo?

abierto todo el año

¿Cuánto?

a partir de 110 euros

¿Por qué?

por el entorno tranquilo
por su buena situación

Teléfono:

+34 93 272 41 80

Wifi:

gratuito

El Sixtytwo es un hotel de 4 estrellas situado a pocos metros de la Casa Batlló y de la parada de metro Passeig de Gràcia. Esto lo convierte en el punto de partida ideal para descubrir Barcelona.

¿Qué tiene de especial el Sixtytwo?

Un diseño acogedor

La entrada del Sixtytwo está flanqueada por dos preciosos portones de madera, uno a cada lado de una enorme puerta plateada que apenas se ve.

Cuando lo visité estaba a punto de llamar a una de las puertas de madera cuando de repente el portón se abrió solo, como por arte de magia. Era una señal: porque cuando entras en el Sixtytwo, entras en un universo aparte.

Cuando apuestas por la decoración de diseño te arriesgas a que el ambiente pueda ser algo frío e impersonal, pero este no es para nada el caso del Sixtytwo. A pesar de la originalidad de su decoración, el ambiente es intimista y acogedor.

hôtel sixtytwo réception passeig de gracia

Es un hotel donde uno se siente bien, donde se está a gusto. Puede que el delicioso olor que flota en el ambiente tenga algo que ver…

Perfecto para reponer fuerzas

Las únicas zonas comunes del Sixtytwo son el comedor y el bar, que donde se sirve el desayuno. El ambiente no tiene nada que ver con el de otros hoteles: la sala del Sixtytwo tiene una llamativa moqueta roja a juego con un sofá y unas cómodas butacas que lo hacen de lo más acogedor.

salón sixtytwo

El bar es una cucada, pero algo pequeño. Es probable que si te apetece tomar algo prefieras llevártelo a la sala.

bar sixtytwo

¿Y las habitaciones?

Las habitaciones más económicas son las que llaman «small interior». La diferencia con las otras es que dan al patio interior del edificio, por lo que son menos luminosas.

habitación sixtytwo

El resto de las habitaciones son exteriores. Podrás elegir entre las «executive», «privilege» y las «suite». Estas dos últimas tienen terrazas privadas con muebles de jardín donde podrás aprovechar para cenar tranquilamente sin el agobio que suponen las terrazas en verano. Todas ellas disponen de aire acondicionado y de calefacción.

terraza sixtytwo

Un consejo: si lo que deseas es relajarte de verdad, pide una habitación en los últimos pisos.  

Unos pequeños extras

  • El Sixtytwo no tiene restaurante propio, pero sí cuenta con servicio de habitaciones, por lo que puedes encargar la cena y cenar en la habitación.
  • Para los fanáticos de la música,es posible conectar el iPhone, iPod o iTouch a los altavoces de la habitación. ¡Tu música también viaja contigo!

salle de bain sixtytwo

Información práctica

  • Las habitaciones están disponibles a partir de las 14 h y hay que dejarlas antes de las 12 h. Hay un servicio guardarropa gratuito, por lo que podrás dejar tu equipaje si la habitación aún no está lista o si planeas aprovechar al máximo tu último día en la ciudad.
  • El hotel está adaptado a personas con movilidad reducida y cuenta con unas habitaciones especialmente acondicionadas.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

5,00/5 - 1 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!