Granja Viader: viaja al pasado mientras te tomas un chocolate a la taza

Publicado por en la categoría Cafeterías, salones de té, Comer y beber. Artículo actualizado el 10 mayo, 2017. 0 comentarios

La Granja Viader es auténtica, pertenece a otra época y es el paraíso de los golosos; es el lugar ideal para saborear una bebida caliente al estilo catalán.

Granja Viader
¿Dónde?

Carrer d'en Xuclà 6
metro: Liceu (L3)
Raval

¿Cuándo?

De lunes a sábado de 9h a 13h15 y de 17h a 21h15

¿Cuánto?

a partir de 2 euros

¿Por qué?

por su chocolate a la taza auténtico
por su encanto retro

En una callejuela discreta a dos pasos de las Ramblas se esconde la granja Viader, un café con el escaparate modernista y la decoración de otra época.

Este lugar es adecuado tanto para los paseantes ociosos que intentan empaparse del estilo de vida del barrio como para los aventureros que desean hacer un descanso “auténtico, imitando a las gentes del lugar” antes de reemprender la marcha.

La historia del Viader

El local del Viader abrió sus puertas en 1870 como lechería. En 1910 se transforma y toma el nombre de su propietario, Marc Viader ¡El negocio coge ímpetu!

Siempre atento a la calidad de sus productos, Marc Viader se va forjando poco a poco una reputación y gana una sólida y fiel clientela. Tienen tanto éxito que sus 5 hijos pasan a participar en el negocio.

Desde entonces, la granja Viader ha diversificado sus actividades y ya no se conforma con fabricar productos lácteos: se ha convertido en un café de renombre muy apreciado. Nunca han vendido la granja y ahora la dirige la quinta generación de la familia Viader.

granja viader foto en blanco y negro

Los productos y especialidades del Viader

Su producto estrella: el chocolate a la taza

Los chocolates a la taza del Vader son típicos de Barcelona: espesos y consistentes y van recubiertos de nata. Se llaman suís (suizo).

Ésta es la bebida que ha hecho famoso al Viader en el mundo entero: Pablo Picasso en persona venía a tomarse un chocolate al Viader. Podrás probar uno por menos de 4 euros.

Pasteles

En las cocinas del Viader se elaboran varios tipos de pasteles caseros, como los pasteles de queso, las tartas de frutas  y los churros. Todos están basados en las recetas familiares del fundador de la granja.

Así, pues, prueba los melindros (bizcochos de soletilla), ¡son perfectos para comérselos con un buen chocolate a la taza! Además, no son nada  caros ya que un plato con 4 melindros no llega a 2 euros.

viader

Quesos y productos lácteos

La granja Viader sigue fabricando quesos, cremas, yogures y otros productos lácteos. Los podrás comprar en el café a menos que prefieras saborearlos directamente en la mesa.

También puedes probar el mel i mató, una especialidad catalana a base de requesón que se toma como postre.

Una granja muy popular en Barcelona

A pesar de que el Viader recibe la visita de muchos turistas (porque lo recomiendan en muchas guías), los barceloneses siguen apreciando y frecuentando el lugar  como en el pasado ¡Y eso es lo que nos gusta!

Así, el Viader es auténtico, popular y está lleno de encanto. A menudo se ve saturado por su propio éxito y se llena enseguida. Para estar seguro de encontrar mesa, te recomendamos que vengas entre semana a la hora de la apertura, es decir, hacia las 9 de la mañana o hacia las 5 de la tarde.

¡Que aproveche!

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

5,00/5 - 1 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!