Koku Kitchen: fusión de sabores con influencias asiáticas en Barcelona

Publicado por en la categoría Comer y beber, Restaurantes. Artículo actualizado el 31 mayo, 2017. 0 comentarios

¿Qué dirías si te propusiéramos hacer un viaje durante tu estancia? Cruza la puerta del Koku Kitchen y déjate llevar. ¿Estás preparado(a)? ¡Abróchate bien el cinturón!

koku kitchen brochettes de poulet
¿Dónde?

Born (Metro Barceloneta)
Carrer Comerç 29

¿Cuándo?

13h-16h y 19h30-23h30
todos los días

¿Cuánto?

a partir de 3,50 euros

¿Por qué?

por los sabores exóticos

Si tu paladar es tan curioso como tu espíritu aventurero, ¡Barcelona es tu destino ideal! La oferta gastronómica es impresionante. Cocina tradicional, local, exótica, molecular… ¡Los establecimientos que forman la ciudad no se parecen en nada entre ellos!

Instalado en el Born, el Koku Kitchen te invita a probar su cocina fusión a través de la sutileza de una gastronomía con influencia asiática.

Koku Kitchen: una deliciosa invitación a la evasión

La especialidad del Koku Kitchen: el Bun

Señores y señoras, os pido un gran aplauso para (redoble de tambores)… ¡el Bun! Si no lo conocéis, permitidme que os lo presente: el Bun es el nombre del pan utilizado para las hamburguesas. Aquí, se trata de un hirata bun, una especialidad japonesa de pasta cocida al vapor. Su textura esponjosa y ligera y su forma la distinguen claramente de su homónimo.

koku kitchen bun

Pero trata de controlarte,¡porque comerás más cosas aparte del pan! El Bun se come como un taco, se rellena con la guarnición que elijas.

  • Yo probé la de champiñones: tiernos y perfumados que iban perfectamente con la salsa de cacahuetes y las rebanadas de rábano que los acompañaban. ¡Una auténtica delicia!

¿Qué es lo que me conquistó? ¡La presentación de los platos! Los Buns se sirven en típicas cestitas de bambú asiáticas (para conservar el vapor y el calor) mientras que la guarnición está repartida en tarros o en platos de formas diferentes, todo ello servido en una preciosa bandeja.

koku kitchen bandeja 2

Otras delicias de la carta

Otro protagonista de la casa: Don! (Don a solas, no Don Juan ni Don Quijote;) El Don del Koku Kitchen es un gran bol de arroz y huevo condimentados con un sinfín de ingredientes orientales, pescado y multitud de verduras crujientes.

¡Es impresionante como un simple plato puede provocar tal explosión de sabores! Y sí, ¡todo es obra de la magia de la gastronomía!

  • Para empezar bien la noche, como entrante, las brochetas de pollo con mantequilla de miso o las alitas a la tempura son una buena decisión.
  • Y para terminarla bien, un consejo, ¡no dejes pasar la oportunidad de probar la tarta de queso al té verde!

koku kitchen tarta de queso

El precio del viaje culinario

Por viaje de ida y vuelta a Asia, ¡el trayecto no es tan caro! Cuenta con unos 10 euros por un Bun y unos 9 euros por un Don. Los entrantes cuestan entre 3,5 y 6 euros, y los postres 5 euros aproximadamente.

Información práctica:

  • Aunque sean muy sabrosos, los Buns no son muy consistentes: si tienes mucha hambre, te recomiendo pedir un entrante y/o un postre o elegir el Don en su lugar (de proporciones mayores).
  • Existe otro Koku Kitchen en el barrio gótico: el Koku Kitchen Ramen. Todavía no lo hemos probado, ¡pero no tardaremos en ir!
  • A causa de su éxito, el restaurante se llena muy rápido. Aconsejamos reservar, sobre todo si es una noche del fin de semana.
  • Para acabar bien, recomendamos ir a tomar algo al Guzzo, ¡está muy cerca!

Preparado(a) para el despegue?

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

5,00/5 - 1 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Olivia

A Olivia siempre le ha gustado Barcelona: su modernidad, ese clima tan suave, el sol resplandeciente, la playa, el barrio gótico y sus mil callejuelas, su carácter alegre y festivo… ¡Y como ha decidido que su estancia aquí va para largo, su historia de amor con la capital catalana no tiene, ni mucho menos, los días contados, sino todo lo contrario!