Seguridad en Barcelona: todo lo que debes saber para pasar una estancia tranquila

Publicado por en la categoría Al llegar, Carteristas y seguridad. Artículo actualizado el 2 mayo, 2017. 0 comentarios

La seguridad no es un problema en Barcelona. No obstante, es bueno saber algunas cosas antes de venir, ¡porque hombre prevenido vale por dos!

seguridad Barcelona Ramblas

No hay necesidad de preocuparse por el nivel de seguridad de la capital catalana. Barcelona es una ciudad donde puedes pasear tanto de día como de noche sin problema.

De todos modos, queremos revisar los pequeños problemas que puedes encontrarte para evitar sorpresas desagradables.

Barcelona, una ciudad segura

Barcelona es una ciudad generalmente segura. De hecho, se considera como una de las grandes ciudades menos peligrosas de Europa, por delante de Londres, Bruselas o París.

Se cometen delitos como en todas partes, pero son mínimos. Mientras que las calles del casco antiguo fueron una vez vistas como peligrosas, ahora la situación ha cambiado por completo. Los barrios del Gòtic, el Born y el Raval se han vuelto muy atractivos y populares gracias a la multitud de hoteles, bares y restaurantes que se encuentran por allí.

El Raval, ¿un barrio peligroso?

El Raval sigue luchando para deshacerse de su imagen de barrio inseguro y es a menudo considerado como el más peligroso de Barcelona. Todo lo que puedo decir es que es el lugar donde vivo y me siento segura allí, incluso cuando vuelvo a casa sola por la noche. Las calles están bien iluminadas y hay varios efectivos de policía patrullando.

Sin embargo, hay algunas diferencias entre la zona norte (por encima de la calle del Hospital) y la sur. Es más desértica, mucho menos concurrida que la parte norte y puede asustar un poco cuando oscurece.

Los barrios más seguros de Barcelona

¡Es difícil decir cuáles son los barrios más seguros de la ciudad!

Pedralbes y Sarrià-Sant Gervasi son barrios residenciales donde la mayoría de los edificios disponen de un servicio de vigilancia, lo que es más tranquilizante.

Pero esto no excluye el hecho de que en agosto pueda haber una oleada de robos, porque estas zonas de la ciudad son abandonadas por sus residentes que se van de vacaciones. Los ladrones aprovechan para operar durante las pausas de descanso de los vigilantes del edificio. Sin embargo, esto sigue siendo anecdótico.

La única pega de la seguridad: los carteristas

Por desgracia, los carteristas son la pesadilla de Barcelona. Son muchos y especialmente eficaces, lo que frena la sensación de seguridad y tranquilidad en Barcelona.

Los robos siempre se realizan muy discretamente, sin que lo notes. Recuerda vigilar constantemente tus pertenencias, especialmente alrededor de las Ramblas y de la playa. Lee también nuestros artículos 10 consejos anti-carteristas y ¿Qué hacer en caso de robo?

Seguridad en el Camp Nou durante los partidos del Barça

En los estadios ocurren peleas entre aficionados bastante a menudo. Afortunadamente, no es en absoluto el caso de Barcelona: los alrededores del Camp Nou son seguros, ¡incluso en noches de partidos importantes!

Así que puedes ir tranquilamente con la familia al estadio, no hay nada que temer. El ambiente es relajado y agradable. Y para meterte totalmente en el ambiente, ¡no te olvides de aprender el himno del Barça con nuestro video karaoke!

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

4,99/5 - 79 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!