Curiosidades: 20 datos y anécdotas sobre Barcelona que no conocías

Publicado por en la categoría Al llegar, Arte y arquitectura, Descubrir, Preparar el viaje. Artículo actualizado el 7 febrero, 2018. 0 comentarios

Descubre Barcelona de verdad gracias a estas 20 historias y anécdotas poco conocidas. ¡Dejarás a todo el mundo impresionado!

anécdotas sobre Barcelona

¡Barcelona es una ciudad llena de secretos y de anécdotas curiosas! La prueba está en estos 20 datos que seguro que no conocías… ¿Listo/a para ver Barcelona desde otra perspectiva?

1. Los sudokus de la Sagrada Familia

En la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia hay varios cubos con 9 o 16 cifras grabados. No se trata de sudokus, sino de un homenaje a Cristo: la suma de las cifras en horizontal, en vertical y en diagonal equivale siempre a 33, la edad de Jesús durante su crucifixión.

2. Las torres gemelas de la Plaça Espanya

Las dos torres gemelas que adornan la Plaça Espanya tienen el apodo de “torres venecianas” porque el arquitecto Ramón Reventós se inspiró en el campanario de la Basílica de Sant Marcos para edificarlas.

3. Las esculturas inmorales

En el barrio gótico podemos ver la cabeza de piedra de una mujer en la esquina de la calle de los Mirallers. Esta cara llamada “carassa” tenía como objetivo hacer comprender a todos (incluidos los analfabetos) que había una casa de prostitución cerca.

Anécdotas sobre Barcelona: esculturas inmorales

4. Las gárgolas de la catedral

La catedral de Barcelona está adornada con varias gárgolas en forma de elefantes, unicornios y otros animales. Se dice que algunas de ellas son brujas petrificadas por no haber respetado el paso del Corpus Cristi.

5. Las fuentes de París

Las fuentes Wallace, fácilmente reconocibles porque son adornadas con mujeres vestidas con largas túnicas, se crearon para las calles de París. El escultor creó 50 adicionales y 12 fueron donadas a Barcelona. Solamente dos siguen en pie: una en las Ramblas delante del museo de cera y la otra en la intersección de la Gran Vía y del Passeig de Gràcia.

6. La segunda plaza más grande del mundo

La Plaça del Fòrum es la segunda plaza más grande del mundo después de la plaza Tian’anmen de Pequín. Está cubierta con una gran placa fotovoltaica del tamaño de un estadio de fútbol. ¡Impresionante!

7. La “menosprecio” de la Pedrera

La magnífica Casa Milà (también conocida con el nombre de la Pedrera) era detestada por sus contemporáneos, que la comparaban con un hangar de dirigibles o con una mona de Pascua (un pastel de Pascua típico de Cataluña). Parece ser que George Clemenceau vino a Barcelona para pronunciar un discurso y quedó aterrado al ver la obra de Gaudí. La anécdota también cuenta que salió pitando y se fue sin hacer el discurso…

fachada pedrera: Barcelona insólita

8. La fuente más antigua de Barcelona

La fuente más antigua de Barcelona está situada en el barrio gótico, en la Plaça de Sant Just (donde se encuentra el café-restaurante Bliss). Es del más puro estilo gótico, con tres caras de hombre y un águila atrapando una perdiz (homenaje a la caza, una de las pasiones de la persona que ordenó esculpir la fuente).

9. Las Ramblas y el Barça

La fuente de Canaletas, situada en lo alto de las Ramblas, es el lugar de encuentro de los aficionados para festejar las victorias del Barça. Y no es casualidad: la redacción del diario deportivo La Rambla, ubicada a algunos metros de la fuente, tenía la costumbre de escribir los goles en directo en un gran cartel visible desde la calle. Hoy en día ya no existe, pero la tradición de los aficionados después del partido todavía sigue vigente.

10. Las fuentes del retorno

La leyenda dice que toda persona que tire una moneda en la fuente de la Plaça Reial volverá a Barcelona. Beber el agua de la fuente de Canaletes también tiene el mismo efecto. Si lo haces, ya nos dirás si es verdad…

11. El rascacielos medieval

El mirador del rey Martí, que preside la Plaça del Rei en el Gòtic, era considerado en la época medieval como el edificio más alto del mundo. ¡Un antepasado de los rascacielos, vaya!

plaça del rei: anécdotas sobre Barcelona

12. La playa de la vergüenza

La playa de Barcelona es uno de los mayores atractivos de la ciudad, ¡pero no ha sido siempre así! Los bañadores no empezaron a ser populares hasta finales del siglo XIX pero las condiciones eran estrictas y la mezcla de sexos estaba prohibida. La playa de Sant Sebastià fue la única que abrió a la vez para hombres y mujeres. ¡Fue un escándalo!

13. El misterio de Colón

Cristóbal Colón

Entre las Ramblas y el puerto se erige la estatua de Cristóbal Colón. De pie, señala hacia el lejano horizonte. Muchos son los que se preguntan qué es lo que señala con el dedo.

Existen dos explicaciones principales: o bien señala el mar, que lo condujo hasta el Nuevo Mundo (aunque América esté de hecho en la dirección opuesta), o bien indica la dirección de Génova, en Italia, de donde es originario.

14. La cisterna escondida del Parc Güell

Bajo la sala hipóstila del Parc Güell se esconde una cisterna. Recoge el agua de la lluvia que cae en la plaza rodeada de los famosos bancos ondulados y coloridos (justo encima de la sala hipóstila) y baja seguidamente por los canales escondidos en las columnas de la sala. Esta agua de lluvia sirve para proveer la fuente del dragón así como otros lugares del parque. ¡Aquí tienes un buen ejemplo de consciencia ecológica prematura!

15. El dragón con paraguas

Una impresionante escultura de un dragón se esconde en una de las fachadas de las Ramblas. En un estilo que mezcla influencias chinas y artes decorativas, sostiene una farola y un paraguas. ¿Curioso, verdad? El edificio que ornamenta es de hecho una antigua tienda de paraguas. El dragón fue concebido como símbolo publicitario para atraer la atención y promocionar los artículos que vendían.

dragón y paraguas en las Ramblas: anécdotas sobre Barcelona

16. La casa más antigua de Barcelona

La casa más antigua de Barcelona se encuentra en el número 6 de la calle Sant Domènec del Call, en el barrio gótico. Ya habitada en el siglo XII, sus paredes están actualmente inclinadas debido al terremoto de 1428.

17. La devoción a Hermes

El dios Hermes aparece muchas veces en los edificios de la ciudad: en el interior de la Basílica de Santa María del Mar, en el edificio de Correos, la Via Laietana, el Palau Robert, el Arco de Triunfo… ¡Es omnipresente! De hecho, este data de los siglos XIX y XX, durante el crecimiento comercial de Barcelona. Hermes es el santo patrón de los comerciantes, por lo que éstos colocaban su figura para atraer la suerte y el dinero.

18. Las farolas de Gaudí

Normalmente se asocia a Gaudí con sus obras maestras como la Sagrada Familia y el Park Güell, pero también realizó otros trabajos para la ciudad de Barcelona. Por ejemplo, creó las farolas de seis brazos que hoy en día alumbran la Plaça Reial.

19. Los lavaderos modernistas

En el Portal de l’Àngel, una gran avenida comercial y peatonal, se puede ver una fuente adornada con azulejos de colores. Se trata de antiguos lavaderos públicos de la época medieval. Los azulejos se añadieron después para imitar los lavaderos con tendencia modernista, de moda en aquel entonces.

20. El efecto óptico de la Plaça Reial

La Plaça Reial tiene una simetría sorprendente. Pero de hecho el arquitecto obtuvo este efecto creando un efecto visual: la plaza no es rectangular sino que tiene forma de trapecio. Además, las columnas no están situadas a la misma distancia unas de otras, lo que paradójicamente consigue reforzar el efecto de simetría.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

4,98/5 - 47 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!