Museo del Modernismo Catalán: una visión más amplia sobre el Modernismo

Publicado por en la categoría Gaudí y los arquitectos modernistas, Museos, billetes y descuentos, Visitar. Artículo actualizado el 9 junio, 2017. 0 comentarios

¿Eres fan del modernismo? Disfrutarás a lo grande en el Museo del Modernismo Catalán, una visita obligada para los amantes de este movimiento artístico.

Museo del Modernismo Catalán
¿Dónde?

Balmes 48
Eixample
metro: Passeig de Gràcia

¿Cuándo?

domingo y festivos: 10h-14h
lunes-sábado: 10h-20h

¿Cuánto?

tarifa normal: 10€
varios descuentos

¿Por qué?

para conocer las distintas facetas del modernismo

Los edificios modernistas son tan famosos que tendemos a resumir el Modernismo en un simple movimiento arquitectónico. Pero en realidad, ¡es mucho más que esto! Anímate a descubrir toda la riqueza de este movimiento artístico en el Museo del Modernismo Catalán.

La corriente Modernista en Cataluña

Más que un movimiento artístico, la construcción de una identidad

El movimiento Modernista marcó profundamente la Europa del siglo XIX. Un género innovador que tenía como finalidad romper con los códigos del clasicismo, toma un papel especial en España y más precisamente en Cataluña.

Más que una moda pasajera, el Modernismo catalán contribuye en la renovación urbana, social y política de Barcelona y de Cataluña.

Es por eso que las autoridades locales lo adoptan como arte oficial y hacen construir grandes obras modernistas (como el Palau de la Música Catalana y el Hospital de Sant Pau). El Modernismo se adopta en el diseño de las farolas y los bancos públicos y también conquista los edificios religiosos (Sagrada Familia), industriales (Colonia Güell), científicos (Observatorio Fabra), etc.

Museo del Modernismo Catalán - mueble

El Modernismo en todas sus vertientes

Barcelona y Cataluña se convierten en la cuna del Modernismo omnipresente nacido oficialmente en 1888 en ocasión de la primera Exposición Universal de Barcelona.

  • Erigido como arte nacional, el Modernismo se convierte en una de las principales atracciones turísticas de Barcelona, con Gaudí como representante principal.

Si ya has tenido ocasión de descubrir las más bellas joyas del modernismo (Casa Batlló, Casa Milà, Casa Amatller…) la visita del Museo del Modernismo Catalán puede parecer superflua. La verdad es que no es necesaria si vienes por poco tiempo a Barcelona.

Pero si tienes tiempo y te encanta el Modernismo, te la aconsejamos . Este museo ofrece una perspectiva muy diferente sobre este movimiento artístico gracias a su colección de pinturas, esculturas y artes decorativas.

El Museo del Modernismo Catalán

El Museo del Modernismo Catalán, abierto desde el 2010, es único en su género. Nacido de la pasión de una pareja de anticuarios, ofrece un itinerario a través de las distintas ramas de la corriente artística (mobiliario, pinturas, esculturas y vitrales).

El edificio

El Museo del Modernismo Catalán se ubica en un edificio Modernista. ¡Ya te lo podías esperar! A dos pasos de la Rambla Catalunya y del Passeig de Gràcia, se encuentra en el barrio Modernista por excelencia en Barcelona.

Los locales eran originalmente una cadena de distribución de la empresa textil Fabra i Coats. Se renovaron con la finalidad de acoger las colecciones del museo pero guardaron sus características arquitectónicas originales como las bóvedas o el suelo.

Las colecciones

Aunque el Museo del Modernismo Catalán no sea muy grande, alberga colecciones muy variadas que dan una visión general de la diversidad del movimiento artístico.

  • Mobiliario: varias piezas de mobiliario de todo tipo se reparten en tres salas (Busquets, Homar y Gaudí). Cada una presenta muebles creados por estos tres hombres. La abundancia de ornamentos y de pequeños detalles se pueden admirar mejor, sobre todo porque el museo no es tan frecuentado como la Casa Batlló o La Pedrera que también exponen algunas piezas del género.
  • Pintura: los cuadros del museo son un buen ejemplo de la renovación social producida por el Modernismo. Te darás cuenta de que el modernismo catalán en pintura no es tan uniforme como pueden serlo otras corrientes (como por ejemplo el impresionismo o el cubismo), sino que es la voluntad de reflejar el cambio de la sociedad del siglo XIX, lo que une a sus diferentes artistas. Entre las pinturas expuestas podemos citar a Ramon Casas, figura emblemática del modernismo.
  • Escultura: las mujeres y la naturaleza son temas recurrentes en las esculturas modernistas. Se caracterizan por un estudio continuo de la anatomía y el uso de nuevas técnicas desarrolladas en Francia por Auguste Rodin.
  • Artes decorativas: una de las particularidades del modernismo es la diversidad de sectores en los que se manifiesta. De esta forma, los artesanos del género crean diseños innovadores mediante la recuperación de técnicas de la Edad Media. Estos “artes menores” (metalurgia, vidrio, cerámica, joyería…) se elevan entonces al rango de arte. Verás algunos bonitos ejemplos en el Museo del Modernismo Catalán.

Museo del Modernismo Catalán - mobiliario

Información práctica

Horarios

  • De martes a sábado: 10h30-19h
  • Domingos y festivos: 10h30-14h
  • Cerrado el 1 y el 6 de enero, el 1 de mayo, el 25 y el 26 de diciembre

Precio de la entrada

  • Tarifa normal: 10€
  • ¡Un buen plan! Si haces una reserva en este enlace, solamente pagarás 8,50€ de entrada con tarifa normal.
  • Tarifa reducida: 7€ (menores de 25 años, mayores de 65 años)
  • Tarifa infantil: 5€ (6-16 años)
  • Gratis para niños menores de 6 años

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic aquí!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

5,00/5 - 1 voto(s)

Cargando…

¡Comparte este planazo con tus amigos!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Acerca del autor

Pauline

Pauline es amante de la literatura y la buena comida. A la hora de escribir sus artículos, le encanta descubrir los lugares más originales y auténticos que harán disfrutar tanto la vista como las papilas gustativas. ¿Qué es lo que más le gusta hacer en Barcelona? Perderse por el casco viejo y empaparse de la atmósfera especial de la ciudad... o del perfume de los platos que se cuecen a fuego lento en las cocinas. ¡Un verdadero placer!